viernes, 21 de julio de 2017

Los riesgos del 'hazlo tú mismo' en las reformas del hogar

Últimamente está más de moda reformar la casa por uno mismo. Aunque supone un buen ahorro económico y un nuevo aspecto para el hogar, es importante conocer que existen riesgos y límites al momento de hacerlo tú mismo, pues existen casos en los que es necesario contratar la ayuda de un profesional.



El problema llega cuando las consecuencias de un trabajo de construcción mal hecho pueden resultar un dolor de cabeza en el mejor de los casos. Concretamente el 64% de los españoles recurren al famoso “hazlo tú mismo” para mejorar sus viviendas y ahorrar algunos euros, lo cual es fabuloso siempre y cuando se sepa lo que se está haciendo pues hay reformas en las que lo barato puede resultar más caro.

Por eso es importante conocer cuáles son los límites en los que hacerlo uno mismo no es tan rentable ni conveniente.

La máxima del ahorro tiene sentido al tratarse de pequeños arreglos tales como cambiar la pintura de la pared, cambiar de lámparas y colocar accesorios. No obstante, se vuelve en contra cuando las reformas son de más envergadura como el cambio de suelos o reformar el baño tú mismo.

Ya que la necesidad de reparar una humedad, fuga, avería o la compra de materiales de construcción requieren la actuación de un profesional. Esto debe tomarse en cuenta al momento de decidir hacer reformas en el hogar con el fin de evitar mayores gastos o consecuencias por un trabajo que no esté realizado como es debido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario