jueves, 23 de junio de 2016

Una renovación de imagen al salón


Remodelar un salón pasado de moda y caótico a su vez, en un espacio moderno, luminoso y relajante es el propósito de este artículo. El cambio de imagen tiene que ser simple de ejecutar, económico y rápido a su vez. Y lo más importante, que no es necesario realizar engorrosas obras. Éstos son los consejos para la renovación:



- Papel estampado como recubrimiento en las paredes. Es recomendable un modelo de Leroy Merlin con un estampado floral o geométrico. El papel es el fondo ideal para la decoración, pero claro no hay que abusar de su uso en todos los muros de la casa. Añade modernidad y vanguardismo a una solución de plena tendencia.

- Muebles ligeros, es recomendable el uso de piezas sencillas, ningún mueble pesado, deberán de componer el equipamiento, uno de los beneficios es que pueden moverse cómodamente y así facilitar una limpieza adecuada.

- Vestir sin saturar, la recomendación en cuanto a telas, son livianas y de tonos claros; el sofá y los cojines de este, en colores claros o pasteles, proporcionan ligereza y claridad al espacio. Para la ventana se ha optado por la implementación de visillos, en lugar de cortinas y para la alfombra, en gama de neutros queda perfecta, completando así el conjunto de textiles.


- Chispazos de color, es recomendable que exista alguna pincelada que marque la diferencia como el tapizado color cereza de la chaise-longue o algunos detalles de los muebles en turquesa, que pone vivacidad y rompe la monocromía dentro de la misma escala de tonos. El objetivo a cumplir es: darle al espacio carácter y personalidad a un salón, con recursos muy simples y con presupuestos ajustado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario