martes, 31 de mayo de 2016

Reformar sin morir en el intento

Hay momentos en que cualquiera puede aburrirse de ver los mismos detalles de su casa, los mismos colores en cada cuarto, el mismo suelo, los espacios de los cuartos y sienten ganas darle un cambio radical.; también por necesidad e improvistos hace falta acondicionar un espacio limitado y aprovechar sus características. 

 Paso a paso 



Sea cual sea la razón, si alguien piensa hacer un cambio en su hogar y no tiene idea de qué hacer, estos consejos básicos le ayudarán a aclarar sus dudas: 

- Qué se necesita hacer. Si es un cambio estético lo que se busca, o uno estructural e interno. Entre ambos lo ideal sería priorizar los internos como instalaciones eléctricas, tuberías, etcétera. O si es un cambio estético, tener muy claro qué se busca cambiar y cómo debería verse al final. Ambos casos requieren una descripción clara y concisa de lo que se busca y lo que se necesita mejorar.

- El momento. Si los trabajos provocarán molestias de espacio y tiempo, si requieren supervisión y el dueño no tiene tiempo, las vacaciones son ideales para ocuparlas en estas actividades.

- Proveedor o trabajador: Buscar a una persona o empresa con buenas referencias o entre familiares y conocidos. Los precios altos no siempre revelan calidad, pero los bajos tampoco, por eso son importantes las referencias.

- Presupuesto: Armarlo a partir de los materiales requeridos, mano de obra, otros insumos. Es casi seguro que crezca el costo por imprevistos, es mejor prever.

 - Supervisión: Observar cómo se lleva a cabo la obra y que se apegue al resultado esperado, exigir si es necesario mayor apego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario