miércoles, 4 de mayo de 2016

Aislantes naturales


Una de las reformas en casa más comunes es aquella que respecta al aislante térmico. Es común puesto que en cierto tipo de ecosistemas es necesario mantener el clima con determinadas condiciones que permitan el fluir de la vida diaria.

Así es como desde hace varias décadas se implementan en la construcción algunos tipos de aislantes que mantengan el equilibrio térmico del hogar.


Dichos aislantes están fabricados, por lo general, de materiales plásticos industriales los cuales, por su naturaleza, requieren de un manejo especial para su colocación.

No obstante, durante hace algunos años, a raíz de la creciente preocupación por el medioambiente y el surgimiento de la llamada Bioconstrucción, se han desarrollado alternativas para este tipo de labor (el aislamiento térmico) que además de ser amigables con el medio ambiente, son económicas y fáciles de colocar. Estoy hablando de los aislantes térmicos naturales.

Este tipo de aislantes son fabricados principalmente por materiales que resultan del reciclaje. Se pueden encontrar ejemplos en el corcho o en la celulosa hecha a base de papel reciclado.

Lo interesante de este tipo de aislantes son los resultados que ofrecen, pues su respuesta es similar incluso a la madera, la cual conserva el calor evitando las fugas del mismo, y además logra mantener lo fresco del ambiente por varias horas sin importar el clima exterior.

Además de todo, su colocación es relativamente sencilla comparándola con la requerida por los aislantes comunes, pues los naturales pueden ser, incluso, colocados por nosotros mismos en cualquier momento. Y repito, su beneficio económico es verdaderamente notorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario