miércoles, 30 de marzo de 2016

Sustituir la bañera por plato de ducha


Hubo un tiempo en el que tener una bañera parecía más un lujo que una necesidad. Sin embargo con el paso de los años y el cambio en los estilos de vida, la idea de tener una bañera en casa ya no es tan atractiva como lo fue con anterioridad y de hecho, cada vez más personas optan por tener un plato de ducha en sus hogares.



Cambiar la bañera por un plato de ducha es un trabajo que, con la herramienta adecuada, puede ser llevado a cabo por nosotros mismos y más rápido de lo que se piensa.

El primer paso será cerrar la tubería del agua y vaciarla en su totalidad. De igual manera se deberá quitar el grifo con ayuda de un destornillador y una llave inglesa.

Después, con ayuda de un mazo, se deberá empezar a retirar los mosaicos que sostienen la bañera. Es importante no dañar más baldosas de las necesarias. Ahora podemos quitar la bañera.

Por último se deberá colocar el plato de ducha. Debajo del plato se debe instalar la tubería que sirve de desagüe y luego cubrirla con un poco de cemento que se deberá alisar por completo para que así, al final, el plato de ducha descanse de manera simétrica.


Sólo queda conectar el grifo y las llaves del agua y, si así lo deseas, puedes colocar alguna especie de cortina que cubra el espacio del plato para contener el agua y que no salpique fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario